Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso

Noticias

Últimas Novedades.

¿Piscinas de agua dulce o piscinas de agua salada?

Las piscinas de agua salada están teniendo un tremendo éxito en el mercado y son cada más por diversas ventajas que presentan frente a las piscinas de agua dulce, a las que, por norma general, estamos acostumbrados.

Aunque el cometido de ambas es el mismo, es cierto que existen algunas diferencias, de las cuales vamos a hablarte a continuación.

Piscinas de agua salada VS piscinas de agua dulce

No se trata de glorificar un tipo de piscina u otro, ya que tanto unas como otras presentan sus respectivas ventajas e inconvenientes.

Piscinas de agua dulce

No debemos olvidar que hablamos de las piscinas tradicionales, por lo que su uso también lo es y provoca mayor confianza en la gente por el simple hecho de ser el más conocido. Además, el funcionamiento de este tipo de piscinas es práctico y sencillo y brinda alta eficacia aún con dosis bajas. Otra de las ventajas es que la inversión es menor en cuanto a las de agua salada. En contra tenemos la evidente toxicidad por el uso de productos químicos, algo que puede advertirse con el típico olor a cloro y con las posibles irritaciones en los ojos y en la piel. 

Piscinas de agua salada

Antes de comenzar con los inconvenientes y las ventajas debes saber que este sistema de desinfección del agua consiste en obtener cloro a partir del agua salada separando el cloro del sodio. Dicho esto, aclarar que también su funcionamiento es sencillo y práctico y que el agua que albergue la piscina será bastante menos salada que la del mar, pero con las propiedades positivas de esta y esa sensación agradable al baño. Puede adaptarse a cualquier piscina y al evitar el uso y el contacto con sustancias químicas la calidad del agua será óptima. 

Ahora ya sabes todo acerca de los dos tipos de piscinas que hay, la decisión final es tuya.