Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso

Noticias

Últimas Novedades.

Hierro en piscinas y cómo eliminarlo

¿Sabes por qué se acumula el hierro en piscinas y cómo eliminarlo? Desde Augalia queremos hablarte sobre este problema tan habitual. Toma nota y podrás solucionarlo fácilmente.

¿Cómo puedes detectar el exceso de hierro en tu piscina?

El principal síntoma que evidencia la acumulación de hierro en cualquier piscina es el cambio de color del agua. En concreto, este tiende a volverse marrón o rojo y su apariencia es muy similar a la del óxido. Además, es frecuente que, al poco tiempo, empiecen a formarse manchas de idéntica tonalidad en las paredes.

Bastan 0,3 miligramos de hierro por cada litro de agua de la piscina para que se produzca este cambio de coloración. Como principal efecto, más allá del desagradable cambio de tonalidad del agua, el exceso de este mineral puede ocasionar a los bañistas decoloración de sus uñas y de su cabello. En casos extremos, estas zonas pueden tornarse también negras o verdes.

Mantenimiento de piscinas: cómo eliminar el hierro fácilmente

La relación entre salud y piscinas es obvia. De hecho, si tienes un elemento de estas características en casa, seguro que lo utilizas para nadar y ponerte en forma. Sin embargo, ese color rojizo del agua seguro que te echa para atrás.

Para eliminar el hierro de tu piscina, lo que debes hacer es situar el pH del agua entre 7.4 y 7.6. ¿Cómo? Pues agregando cloro a la caja de dragado mientras el filtro esté en funcionamiento. Tendrás que dejarlo trabajar durante una hora al menos. Usa un medidor para verificar que el pH se encuentra entre los valores comprendidos y verás que, en poco tiempo, el agua recupera su tono habitual.

Ahora que ya sabes lo que supone el hierro en piscinas y cómo eliminarlo, llega el momento de que pases a la acción. Como ves, esta tarea de mantenimiento de piscinas es realmente sencilla