Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso

Noticias

Últimas Novedades.

¿Para qué sirve el cloro de la piscina?

Cloro y piscinas son dos conceptos que aparecen habitualmente unidos. De hecho, si no echaras cloro a la tuya, todos los bañistas que entren en ella se arriesgarían a padecer graves problemas de salud. 

A continuación te contamos por qué es tan importante que tu piscina tenga el cloro necesario.

¿Qué beneficios, como el efecto antibacteriano, aporta el cloro en las piscinas?

A grandes rasgos, permite que el agua que se encuentra dentro de su vaso tenga unas condiciones de salubridad que permitan un baño seguro. Ten en cuenta que, si no se añaden productos químicos que desinfecten el agua, esta es un caldo de cultivo propicio para la proliferación de microorganismos nocivos para nuestra salud, tales como los gérmenes y las bacterias. 

Si estos microorganismos tan dañinos entran en tu organismo, puedes sufrir infecciones en tu piel, diarreas, oído de nadador o pie de atleta. El cloro, por tanto, potabiliza el agua. Mantiene, por otro lado, el pH de la piscina en valores de entre 7 y 7,8. 

En las siguientes líneas te explicamos cómo se utiliza el cloro en las piscinas.

Conoce las características del cloro

El cloro, por su parte, es un elemento químico muy común en la corteza terrestre. Su derivación que echamos en las piscinas es el hipoclorito de sodio. Cuando se mezcla con el agua del vaso, libera el ácido hipocloroso (HOCI), que sobresale por su citado efecto antibacteriano, el cual se consigue gracias a que aumenta los valores del pH de la piscina. 

Por consiguiente, es importante que no te olvides de clorar tu piscina por medio de los diferentes dispositivos existentes para liberar en sus aguas este desinfectante activo.

En definitiva, cloro y piscinas son dos términos que han de ir siempre de la mano.

¡Recuerda echar siempre alrededor de 0,4 mg/l!