Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso

Noticias

Últimas Novedades.

Trucos para dosificar la cantidad de agua en una sauna

En la actualidad puedes ver que hay diferentes tipos de saunas, pero todas ellas tienen en común el mismo elemento central, que es el agua.

De hecho, el agua en una sauna es hasta tal punto importante, que deberíamos tratar de dosificarla a fin de controlar lo que estamos gastando.

Así, el buen mantenimiento de saunas incluirá las siguientes premisas para que no haya un gran despilfarro.

¿Cómo dosificas el agua en una sauna?

El aire de una sauna se va secando cuando aumentan los grados centígrados, por lo que es necesario echar agua sobre las piedras para poder regular la temperatura. No obstante, el efecto del calor y el vapor varía tanto en función de las personas que haya presentes en ese momento, como por sus preferencias.

De hecho, no hay nivel estipulado de temperatura y humedad, pero sí es cierto que debemos realizar una dosificación para poder alcanzar ese punto buscado. Así, la dosificación del agua sobre un calefactor se ejecutará vertiendo agua sobre las piedras calientes, pero deberás hacerlo poco a poco para que el agua no llegue a salpicar y te acabes quemando.

Temperatura adecuada en una sauna

Aquí hay que resaltar que la temperatura ideal es totalmente personal, por lo que la solución quedaría orientada en ir vertiendo agua poco a poco hasta conseguir la temperatura que queremos. No obstante, y como ya adelantábamos, también es importante hacer hincapié en el uso responsable de la misma para que no haya un gran despilfarro cada vez que entramos en una sauna.

En definitiva, estas líneas pueden resultar bastante útiles para saber cómo regular el agua en una sauna.

¿Has probado alguna vez la tranquilidad y relajación que dan las saunas? No lo dudes más y prueba una de estas maravillas: verás cómo se para el tiempo mientras te olvidas de tus preocupaciones.